3gp boobs

 

La financiación es un recurso clave para las empresas, puesto que es habitual no tener suficiente capital con el inicial y el que se va acumulando, restando las pérdidas, para afrontar los proyectos que van a determinar la supervivencia y el crecimiento de la organización.

A continuación te contamos dificultades que las firmas de nuestro país están teniendo para acceder a las bancarias. Toma nota de ellas.



La falta de liquidez como principal problema



Las empresas españolas siempre han tenido una extraordinaria dependencia de la financiación por parte de los bancos tradicionales. Sobre todo por lo que respecta a las pequeñas y medianas, las cuales no se pueden permitir fórmulas más ambiciosas.

No poder diversificar las fuentes de financiación no favorece este flujo de dinero tan relevante para la vida de las organizaciones empresariales. Además, dichas fuentes suelen aprovecharse para subsanar inconvenientes de tesorería, quedando un porcentaje menor para las inversiones que pueden hacer más grande el negocio.



Las carencias de liquidez son hoy por hoy los principales escollos para acceder al dinero de los bancos convencionales. Estos requieren garantías de conversión inmediata de los activos en dinero (como, por ejemplo, los avales). Se trata de una prevención mediante la que los departamentos de riesgos de estas entidades se cubren las espaldas ante posibles impagos de las cuotas de devolución de los préstamos.

Las alternativas para financiarse de las empresas de nuestro país

Como las necesidades de conseguir dinero, más allá de la reticencia de los bancos, no van a desaparecer, las firmas españolas se han decantado por dirigirse a instrumentos alternativos. Entre ellos, los préstamos PDP, el crowlending, el crowfunding, las líneas de crédito públicas y las ampliaciones de capital.

En definitiva, los severos requisitos para obtener financiación bancaria están provocando que las empresas nacionales exploren cada vez más las posibilidades que les ofrece la financiación no bancaria.